martes, 20 de abril de 2010

NOCHE DE FEBRERO EN NEW YORK



Cuando cierran las tiendas, una luz invernal

        abre el cielo como un lirio azul,

        a través del vapor destella la escarcha

        y sus granos de mica son sal en la vereda.

Cuando las oficinas cierran, liberados pies

        autónomos trazan diseños sobre las calles

        en el paseo y la prisa; los cuerpos

        en realidad no están ahí.

Cuando las luces se encienden, cuando el cielo se apaga,

        una mujer con los tacos torcidos le dice a otra

        mientras caminan a buen paso,

        “Lo que más me gusta de todo es la vida, sabés

        ¡Me encanta vivir! Incluso si tengo

        que volverme vieja y gruñona— o renga!

        Hasta renga, podría…”  Inaudible.

Para el caos de tonos múltiples

         de engranajes moviéndose , es una danza

         que escapa a los puntos de la brújula,  río de cuatro cauces.]

         Prospecto de cielo

         feteado en avenidas, abandonado en cada esquina,

         cielo del este, cielo del oeste: ¡Más vida esta noche! Una escala]

         de tiempo libre en los suburbios del invierno.




(de “Collected Earlier Poems, 1940-1960”

 New Directions Publishing Corporation, 1979)




No hay comentarios: