jueves, 21 de octubre de 2010

LA PRIMAVERA FRÍA





i


Veinte, cuarenta años, no son nada.
Ni un espejismo; un abrir y cerrar
de ojos.

La vida pasa mordisqueándonos
con su boquita, alrededor de las rodillas,
de los hombros.

Un beso o la caricia de una aleta,
qué diferencia hay. Solo a veces
enrojece el agua,
y nos retiramos.

Nacimiento, matrimonio, muerte; los tuvimos,
los tachamos de la lista
y seguimos acá

en puntas de pie,
a medio hundir en el barro
con el agua hasta el cuello.

Es bien grande el charco .



ii


¿Y qué conozco?
El vaivén de los
ramilletes
del abedul,
el flotar de los
juncos a la deriva,
las crestas verdes
de los árboles,
(las flores, no las hojas,
que trabajosamente al caer 
hacen volar
semillitas con alas)
y a quien sea
que ahora encuentre
en el camino.
No es suficiente.



iii


La biología y la computadora--  
el orador insinúa
que somos obsoletos,

Nosotros que crecimos
detrás de las utopías.

En esta
amnesia del corazón
me cuestiono,

casi le creo.
¿Y qué es lo que conozco?
Un poema, un gesto,
alguna certeza
de un goce mordaz –
cinco notas, el regreso
de observar a los pájaros –

Treguas, para la luna nueva
o el solsticio de primavera
y a medianoche otra vez los disparos,

a lo lejos.
No es real.

Queríamos más
de nuestra vida para vivir en nosotros.
Para imaginarnos los unos a los otros.



iv


Veinte, cuarenta años,
“vivir el presente” era una utopía
hacia la que íbamos

entre lágrimas, tropezando, cayendo,
levantándonos, y otra vez -- 
y ahora la llegada,

el sitio del peregrinaje curiosamente
abierto, no, se termina
en un círculo de piedras santas

sin altar, sin
picos altos
ni profundos valles, el ombligo del mundo,

solo una llanura,
las flores verdes de los árboles
que apenas dejan pasar la luz del día

y nada de silencio—
Se oye el tráfico, la ruta está
a un paso.
¿Este es el lugar?



v


Este no es el lugar.
El espíritu lo abandonó.

De nuevo en ese barro siento los pies como
cuando de chica me caí de un puente
y casi me ahogué, pero al emerger

como en sueños estaba ilesa
el agua me sostenía,
mi cabello era de juncos.



vi


Los peces le muestran los dientes a nuestra carne.
El cielo se nos desliza a la boca.
Cuarenta años enrojecen los círculos concéntricos.
Un abrir y cerrar de ojos,
nada,
el futuro obsoleto -- 



vii


Si supiera que mi poema es un canto de cisne.
Si descubro que se acabó, mientras
esperaba el próximo paso.

No es que la primavera me resulte irreal,
tengo a las flores de los árboles por corazón.
El amor, veinte, cuarenta años, mi vida
es irreal para mí.
Ahora solo amo al extraño
que viene a mi encuentro
por el sendero salpicado
de migajas de polen amarillo.

Yo que no estoy a punto de morir,
Yo que llevo a cuestas mi vida, abiertamente, 
con excelente salud, ligero el paso, risueña, hambrienta,

gira mi engranaje. Se detiene
en el punto de vista.
Reducida a un ojo
olvido lo
que fue.

Y le pregunto a la primavera fría:
si mi poema es un canto de cisne, qué.

  










The Cold Spring

i
Twenty years, forty years, it's nothing./Not a mirage; the blink /of an eyelid.//Life is nibbling us with little/lips, circling our knees, our/shoulders.//What's the difference,/a kiss or a fin-caress. Only sometimes/the water reddens,/we ebb.//Birth, marriage, death, we've had them,/checked them off on our list,/and still stand here //tiptoe on the mud,/half-afloat,/water up to the neck. //It's a big pond.

ii
What do I know? /Swing of the /birch catkins, /drift of /watergrass, /tufts of /green on the /trees, //(flowers, not leaves, /bearing intricately /little winged seeds /to fly in fall) /and whoever /I meet now, /on the path. /It's not enough.

iii
Biology and the computer-- /the speaker implies/we're obsolescent,/we who grew up/towards utopias.//In this/amnesia of the heart /I'm wondering, /I almost believe him. /What do I know? /A poem, turn of the head, /some certainty /of mordant delight-- /five notes, the return /of the All Day Bird--: //truces, for the new moon /or the spring solstice, /and at midnight the firing resumes,//far away./It's not real.//We wanted/more of our life to live in us./To imagine each other.

iv
Twenty years, forty years, /'to live in the present' was a utopia /moved towards //in tears, stumbling, falling, /getting up, going on-- /and now the arrival, //the place of pilgrimage curiously /open, not, it turns out, /a circle of holy stones, //no altar, no /high peak
/no deep valley, the world's navel, //but a plain, /only green tree-flowers /thinly screening the dayglare //and without silence-- /we hear the traffic, the highway's
/only a stonesthrow away. /Is this the place?
v
This is not the place. /The spirit's left it. //Back to that mud my feet felt /when as a child I fell off a bridge /and almost drowned, but rising //found myself dreamily upright, /water sustaining me, /my hair watergrass.

vi
Fishes bare their teeth to our flesh./ The sky's drifting toward our mouths./Forty years redden the spreading circles. /Blink of an eyelid,/nothing, /obsolete future--

vii
If I should find my poem is deathsongs. /If I find it has ended, when /I looked for the next step.//Not Spring is unreal to me, /I have the tree-flowers by heart. /Love, twenty years, forty years, my life, /is unreal to me. /I love only the stranger /coming to meet me now /up the path that's pinpricked with /yellow fallen crumbs of pollen. //I who am not about to die, /I who carry my life about with me openly, /health excellent, step light, cheerful, hungry, //my starwheel rolls. Stops /on the point of sight./Reduced to an eye /I forget what /was. //Asking the cold spring /what if my poem is deathsongs.




(de "Poems 1968-1972". New Directions Pub. Corp., 1987).







 






2 comentarios:

Anónimo dijo...

No está nada mal desayunarse un domingo con estos poemas, me encanta la selección que hiciste y claro está, tu traducción tb, besos

Marianela

Sandra Toro dijo...

Gracias, Nela, siempre atenta. Un abrazo.
Sand