jueves, 27 de mayo de 2010

UN VIAJERO





Entre sandalias y carruajes, 
prefiero las sandalias.
De los carruajes, me gusta la alta proa,
lo temerario de la velocidad,
el viento, esa cancioncita
inasible, pero
yo quiero andar
 un largo trecho
y quiero ir por caminos
donde las ruedas se atascan.

Y no quiero andar siempre
entre caballos y engranajes,
sangre, polvo y espumarajos. Quisiera
desprenderme de su rara atracción.
Apuesto
a las sandalias del peregrino.




(de "A Door in the Hive”,
New Directions Publishing Corporation, 1989)





2 comentarios:

Cíclopa dijo...

te felicito Sandra por las traducciones,

besos,
Natalia L.

Sandra Toro dijo...

Gracias, Nat. Ídem.
Abrazo.
Sand