jueves, 24 de diciembre de 2009

LA AFIRMACIÓN



Como los bañistas que se atreven
a tenderse de cara al sol
y el agua los desnuda,
como los halcones que descansan en el aire
y el aire los sustenta,
así voy a aprender a mantenerme
en caída libre, y a flotar
al abrazo estrecho del Espíritu del Creador,
sabiendo que ningún esfuerzo merece
esa gracia que todo lo circunda.


Versión en castellano de Sandra Toro





The Avowal

As swimmers dare / to lie face to the sky / and water bears them, / as hawks rest upon air / and air sustains them, / so would I learn to attain / freefall, and float / into Creator Spirit’s deep embrace ,/ knowing no effort earns / that all-surrounding grace.





©Denise Levertov(Oblique Prayers, New Directions Books, 1984).

viernes, 11 de diciembre de 2009

SEMBLANZA PARCIAL




El pelo de muñeca disimula
un cráneo de cáscara de huevo que 
late delicadamente, adentro
los gusanos en voluptuosa inquietud
empujan y se contraen. Oh, Eileen, mi
muñeca grande, en tu pelo dorado no 
había más sol que en este
pelaje humano, pero
tu cabeza era
radiante en su vacío,
como un cuarto chiquito y limpio.

Su boca tibia y rosa
dice mentiras —que 
se creería si pudiera creer:
sus lindos ojos
buscan lo corrupto. Oh, Eileen,
qué amable era tu silencio, y
cuánta virtud
brillaba en el abrir y cerrar de tu
ceguera magistral.



Versión en castellano de Sandra Toro









Partial Resemblance

 A doll's hair concealing  
an eggshell skull delicately  
throbbing, within which
maggots in voluptuous unrest  
jostle and shrug. Oh, Eileen, my  
big doll, your gold hair was  
not more sunny than this
human fur, but
your head was
radiant in its emptiness,
a small clean room.
Her warm and rosy mouth
is telling lies—she would
believe them if she could believe:  
her pretty eyes
search out corruption. Oh, Eileen  
how kindly your silence was, and  
what virtue
shone in the opening and shutting of your  
ingenious blindness.







©Denise Levertov (Poems 1960-1967, New Directions Publishing Corporation, 1983).




































SOBRE EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN



Es cuando, por un momento, enfrentamos
lo peor de nuestra naturaleza y nos estremece saber
de la mancha en nosotros, que ese espanto
rompe la cáscara del entendimiento y penetra en el corazón:
no en una flor, ni en un delfín,
ni en otra forma inocente,
sino en esta criatura vanidosa, segura
de que ninguna más que ella fue hecha a imagen de Dios,
Y Dios (compadeciéndose de nuestro vil
fracaso para evolucionar) nos confía
como huésped, como hermana,
a la Palabra.




Versión en castellano de Sandra Toro











On the Mystery of the Incarnation

It’s when we face for a moment / the worst our kind can do, and shudder to know / the taint in our own selves, that awe / cracks the mind’s shell and enters the heart: / not to a flower, not to a dolphin, / to no innocent form / but to this creature vainly sure / it and no other is god-like, God / (out of compassion for our ugly / failure to evolve) entrusts, / as guest, as brother, / the Word.







©Denise Levertov (A Door in the Hive, New Directions, 1989).























































CANCIÓN PARA ISHTAR

La luna es una puerca
que gruñe en mi garganta
Su enorme brillo me atraviesa
y el barro de mi pozo reluce
y estalla en burbujas de plata

Ella es una puerca
y yo una cerda y una poeta

Cuando abre sus labios blancos
para devorarme, le devuelvo el mordisco
y la luna se sacude de risa

En lo negro del deseo
nos hamacamos y gruñimos, gruñimos y
brillamos


Versión en castellano de Sandra Toro





Song for Ishtar

The moon is a sow / and grunts in my throat/ Her great shining shines through me / so the mud of my hollow gleams / and breaks in silver bubbles// She is a sow / and I a pig and a poet// When she opens her white  / lips to devour me I bite back  / and laughter rocks the moon // In the black of desire / we rock and grunt, grunt and  /
shine






©Denise Levertov (Poems 1960-1967, New Directions Publishing Corporation, 1983).















































miércoles, 9 de diciembre de 2009

LA TERCERA DIMENSIÓN


Quién me creería
si dijera “ Me agarraron y

me abrieron
del cráneo a la entrepierna, y

todavía estoy viva, y
me paseo complacida con

el sol y con toda
la generosidad del mundo”. La sinceridad

no es tan simple:
una sinceridad simple

es nada más que una mentira.
¿Acaso los árboles

no esconden el viento
entre sus hojas y

murmuran?
La tercera dimensión

se esconde.
Si los obreros de la calle

parten las piedras, las
piedras son piedras:

a mí el amor
me partió en dos

y estoy
viva para

contar el cuento – pero no
sinceramente:

las palabras
lo cambian. Dejá que sea–

acá, bajo el sol dulce
– una ficción, mientras yo

respiro, y
cambio el paso.



Versión en castellano de Sandra Toro







The Third Dimension

Who’d believe me if / I said, ‘They took and // split me open from / scalp to crotch, and // still I’m alive, and / walk around pleased with // the sun and all / the world’s bounty’ . Honesty // isn’t so simple: / a simple honesty is // nothing but a lie. / Don’t the trees // hide the wind between / their leaves and // speak in whispers?/ The third dimension // hides itself. / If the roadmen // crack stones, the /stones are stones: // but love/cracked me open // and I’m / alive to // tell the tale — but nothonestly:the words / change it. Let it be — // here in the sweet sun / — a fiction, while I // breathe and / change pace.










©Denise Levertov (Collected Earlier Poems, 1940-1960, New Directions Publishing Corporation, 1979).


























HABLÁNDOLE A PENA


Ah, Pena, no debería tratarte
como a una perra sin dueño
que viene hasta mi puerta
a pedir un mendrugo, o un hueso pelado.

Tendría que tenerte confianza.
Debería convencerte
de que entres en mi casa y darte
tu rincón,
una alfombra raída donde echarte,
tu propio plato de agua.

Crees que no sé que estuviste viviendo
en mi porche.
Anhelás que tu lugar definitivo esté listo
antes de que llegue el invierno. Necesitás
tu nombre,
tu medalla y tu collar . Necesitas tener
el derecho de espantar a los intrusos,
para considerar tuya
a mi casa
y a mí tu persona
y a vos misma
mi perra.



Versión en castellano de Sandra Toro






Talking to Grief

Ah, Grief, I should not treat you / like a homeless dog / who comes to the back door / for a crust, for a meatless bone. / I should trust you. // I should coax you / into the house and give you / your own corner, / a worn mat to lie on, / your own water dish. // You think I don't know you've been living / under my porch. /  You long for your real place to be readied / before winter comes. You need / your name, / your collar and tag. You need / the right to warn off intruders, / to consider / my house your own / and me your person / and yourself / my own dog.





©Denise Levertov (de Life in the Forest. New Directions, 1978).






































LOS ELFOS






Los elfos no son más pequeños
que los hombres y como ellos 
caminan sobre este mundo,
pero con más gracia que la mayoría,
y no son inmortales.

Su belleza los aparta
de los demás hombres y mujeres
a menos que una lleve en sí ese fuego frío
que se llama poesía: con eso

puede verlos y por su luz
la reconocen y no le temen
y las lenguas de plata del amor
parpadean entre ellos.



Versión en castellano de Sandra Toro




The Elves

Elves are no smaller / than men, and walk / as men do, in this world, / but with more grace than most, / and are not immortal. // Their beauty sets them aside / from other men and from women / unless a woman has that cold fire in her / called poet: with that // she may see them and by its light / they know her and are not afraid / and silver tongues of love / flicker between them. 





©Denise Levertov (Poems 1960-1967, New Directions Publishing Corporation, 1983).